Biografías de mujeres cristianas, escritoras, biólogas, médicas, científicas, astronautas, maestras, defensoras de derechos de las mujeres y niños, activistas contra la esclavitud

lunes, abril 12, 2010

Historia de Vibia Perpetua: No puedo, soy cristiana

Durante el tercer siglo de la Iglesia se desató una terrible persecución a los cristianos sobre gran parte de Europa y el norte de África, por lo que muchos hermanos fueron apresados y ejecutados por su fe.

En la ciudad de Cartago, en el año 203, una de estas mártires fue una joven llamada Vibia Perpetua; sabemos de sus padecimientos por los escritos que dejó en los que relata todo el proceso previo a su martirio.

Perpetua era la joven madre de un bebé cuando se declaró cristiana ante el procurador Hilariano sabiendo que el castigo consistía en ser arrojada a las bestias salvajes. Desoyendo los ruegos de sus familiares para que renunciara a su fe, aceptó gozosa su sentencia considerándose honrada de ser elegida para participar de los sufrimientos de Cristo.
El Señor la visitaba y confortaba en sueños mientras esperaba la muerte en su prisión, y días antes de su ejecución, escribió: “Entendí que debía luchar, no contra las bestias, sino contra el demonio; pero supe que la victoria era mía en Cristo.”

Cuando llegó el día fatal, Perpetua entró al anfiteatro con otra joven, su criada Felicitas, que acababa de dar a luz. Allí hallaron horrible muerte, junto a otros cristianos valientes.


Perpetua fue una joven que marcó una diferencia en su tiempo. Los que la vieron morir o leyeron sus escritos se sintieron admirados por su fortaleza y su enorme confianza en Dios. De esta manera, muchos en la antigua Cartago encontraron a Cristo y fueron salvos, a pesar del terror impuesto por el imperio romano.

Ser cristianos en esa época constituía un riesgo cotidiano: el riesgo de terminar en un circo, como pasto para las fieras y ante la morbosa curiosidad de la muchedumbre. A su padre, que le suplicaba y le recordaba que bastaría una palabra de abjuración y ella regresaría a casa, Perpetua, llorando, repetía: "No puedo, soy cristiana.".



FUENTE:
www.religion-online.org :“Martyrs in the History of Cristinanity”
http://www.chasque.net/umbrales/rev179/31.HTM

Aporte: Silvia R. de Chiappero


Image and video hosting by TinyPic
Share:
Licensed by CopycristianPuedes utilizar el material aquí publicado, citando el blog y su URL
Búsqueda personalizada

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.

Amigos en Google +

Copyright © Biografías de mujeres virtuosas | Powered by Blogger
Design by SimpleWpThemes | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com