Biografías de mujeres cristianas, escritoras, biólogas, médicas, científicas, astronautas, maestras, defensoras de derechos de las mujeres y niños, activistas contra la esclavitud

domingo, diciembre 26, 2010

Tamar - La mujer olvidada de la Navidad



Tamar es a menudo una mujer olvidada, porque su historia no es bonita y preferimos pasarla por alto. Pero Dios no la pasa por alto. Ella es la primera mujer que figuran en la genealogía de Jesús. Usted puede leer la historia de Tamar en el libro de Génesis (Génesis 38:6 - 30).

La Biblia no dice nada sobre la genealogía de Tamar. Todo lo que sabemos es que ella era una mujer cananea. Ella estaba casada con un hombre llamado Er, que era el hijo de Judá, uno de los 12 hijos de Jacob. Er desagradó a Dios de alguna manera (no se nos dice lo que hizo) y fue muerto por Dios. De acuerdo con la ley hebrea, una viuda debía casarse con el hijo siguiente de la familia, por lo que Tamar se casó con el hermano de Er, Onán , por lo que podría recaudar la semilla para su hermano fallecido. Onán no le gustaba esta idea. Sabía que, de acuerdo a la ley hebrea la descendencia no se consideraría suya, y en lugar de cumplir sus responsabilidades con la memoria de su hermano muerto y la posteridad, Onán derramó su semen en el suelo en lugar de impregnar a Tamar. Esto enfureció a Dios y por la falta de fidelidad de Onán, Tamar quedó viuda una vez más. De acuerdo con la ley
hebrea, Tamar debería haber sido dada en matrimonio al tercer hijo de Judá, Sela. Judá le prometió a Tamar que cuando Sela se convirtiera en mayor de edad, ella sería su esposa. Mientras tanto, él la envió de vuelta a casa de su padre para esperar a ese día. Cuando Sela se convirtió en adulto, Judá rompió su promesa. Tal vez tenía miedo de que Sela sufriría la misma suerte que sus hermanos, pero no lo dijo. En cualquier caso, el fracaso de Judá para dar a Sela en matrimonio a Tamar, tal como se había prometido, tuvo resultados de gran alcance.

En cuanto a Judá se refiere, su promesa de Tamar había sido olvidada. Pero Tamar se negó a ser olvidada. Ella hace lo impensable. Si su suegro no le daría a su hijo para levantar un heredero para su marido muerto, ella se encargaría de que hubiera heredero, a su manera. Ella se disfrazó de prostituta y sedujo a Judá. Nueve meses más tarde dio a luz a los gemelos como resultado de esta unión. Uno de los gemelos, Peraz aparece en la línea mesiánica.

Ahora se trataba de una relación cuestionable, por decir lo mínimo. ¿Fue esta la voluntad de Dios? No creo así. Estoy segura de que Dios hubiera preferido que Judá siguiera la ley hebrea, dando a Sela en matrimonio con Tamar, lo que habría resultado en la perpetuación de un heredero al trono mesiánico. Mientras Judá escogió eludir su obligación de herederos varones para mantener viva la promesa mesiánica, Tamar no se lo permitió. Tamar se negó a ser olvidada. Ella se negó a ser empujada a un lado. Aunque no hay evidencia de que Tamar adorara al Dios de Israel, se supone que ella debe haber tenido que conocer la importancia de la línea de la familia de Judá y estaba decidida a proporcionar un heredero varón. A pesar de que recurrió a métodos que no se pueden consentir, Dios usó esta situación para bien de su propio propósito.

Podemos estar en shock al ver tanto en Judá y Tamar que figuran en la genealogía de Jesucristo, pero no podemos presumir a la manera de Dios. Tal vez su patrimonio tuvo un papel en ser elegido para estar en la línea del Mesías. Judá era un judío. Tamar fue un gentil. Tal vez su unión fue un presagio de que ambos judíos y gentiles fueran a compartir las bendiciones del Evangelio.

Por Patricia Chadwick

Image and video hosting by TinyPic
Share:
Licensed by CopycristianPuedes utilizar el material aquí publicado, citando el blog y su URL
Búsqueda personalizada

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.

Amigos en Google +

Copyright © Biografías de mujeres virtuosas | Powered by Blogger
Design by SimpleWpThemes | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com