Biografías de mujeres cristianas, escritoras, biólogas, médicas, científicas, astronautas, maestras, defensoras de derechos de las mujeres y niños, activistas contra la esclavitud

viernes, marzo 11, 2011

Biografía de Selina Hastings: Una mujer de avivamiento

En un momento en que las mujeres no tenían muchas oportunidades de servir al Señor en público, Selina Hastings brilla como un ejemplo de cómo Dios puede realizar su trabajo utilizando una mujer que está totalmente consagrada a Él. Mientras que muchas personas tienen al menos algún conocimiento del gran "Avivamiento Metodista" que se llevó a cabo a través de Wesley y George Whitefield en el siglo 18 en Inglaterra, no muchos son conscientes de que los fuegos de avivamiento se extendieron debido, en parte, a los esfuerzos diligentes y respaldo financiero de una mujer: Selina Hastings, condesa de Huntingdon.

Selena nació en Inglaterra en 1707, hija de Washington Shirley, conde de Ferrars. Ella vivió su corta vida entre la aristocracia y a la edad de 21 años se casó con Teófilo Hastings, conde de Huntingdon. A pesar de que se elevó a temer a Dios, no fue sino hasta después de la muerte de sus cuatro hijos pequeños y su propia enfermedad grave que ella comenzó a ver la necesidad de una relación con Dios y comenzó a buscarle. La experiencia de conversión de Selina se produjo en un momento en que el renacimiento vino a Inglaterra y desde el comienzo de su caminar cristiano que estaba lista a ayudar a la causa de Cristo como su testigo fiel, apoyo financiero, y la influencia.


Poco después de su conversión, Selina desarrolló amistad tanto con John y Charles Wesley y George Whitefield. Selina tenía poder e influencia y no dudó en usarlo para el bien de avivamiento. Estar en su compañía abrió muchas puertas a estos hombres, incluidas las oportunidades para predicar a la aristocracia y obtener apoyo financiero para su trabajo.

Mientras que su marido era un hombre religioso, no parece que él era cristiano. Sin embargo, nunca interfirió con la fe recién descubierta de Selina. Parece que él simpatizaba con la causa cristiana y no obstaculizó su trabajo. Sin embargo, no fue sino hasta después de la muerte prematura de su marido en 1746 que Selina fue capaz de entregarse totalmente a la obra del Señor y volver la atención hacia el avivamiento. Habló del avivamiento en todo el mundo con el que tuvo contacto, dando testimonio y disertando, sobre todo entre la nobleza. Señora Huntingdon fue tenida en alta estima, incluso por el propio rey.

Selina no sólo dedicó su tiempo y su influencia a Dios, sino que también dio su fortuna increíble para la obra del Señor. Su marido le había dejado su gran fortuna y se estima que dio muchos millones de dólares en su vida a promover la difusión del Evangelio. La condesa vivía con sencillez y con sacrificio, vendiendo sus casas de campo, joyas y otros símbolos de la aristocracia, dando el producto de estas ventas a la obra cristiana.

Señora Huntigdon humildemente sirvió al Señor con sólo tocar las vidas de aquellos con quienes entró en contacto, dando de su tiempo y sus recursos. Incluso en su muerte, pensó en el bienestar de los demás, legando su fortuna entera para apoyar el trabajo cristiano. Ella se dio a su Señor en la vida y la muerte. Sus últimas palabras fueron: "Mi trabajo está hecho, no tengo nada que hacer, pero voy al Padre".

By Patricia R. Chadwick

http://www.historyswomen.com/womenoffaith/selina.htm

 Image and video hosting by TinyPic
Share:
Licensed by CopycristianPuedes utilizar el material aquí publicado, citando el blog y su URL
Búsqueda personalizada

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.

Amigos en Google +

Copyright © Biografías de mujeres virtuosas | Powered by Blogger
Design by SimpleWpThemes | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com