Biografías de mujeres cristianas, escritoras, biólogas, médicas, científicas, astronautas, maestras, defensoras de derechos de las mujeres y niños, activistas contra la esclavitud

domingo, abril 25, 2010

Bioegrafía de Henrietta Mears: Llena de la Biblia

Imagínese una señora gordita con lentes gruesos, vestido de rojo con un sombrero extravagante, anillos múltiples, y dinamismo! Ella habla con pasión y compromiso... fuerte, cálida y llena de la Biblia. Eso es Henrietta Mears, una  gran maestra. Dios la usó profundamente en el principio del ministerio de Billy Graham. Él escribió acerca de ella, "Dudo que ninguna otra mujer fuera de mi esposa y la madre ha tenido una influencia tan marcada en mi vida. Ella es sin duda uno de los grandes cristianos que he conocido ".

Henrietta Mears se grabó en la memoria de sus contemporáneos por sus extravagantes sombreros. Su elección de atuendo dominical podía consistir en un vestido azul con accesorios rojos, lápiz labial intenso, uñas pintadas y anillos en cada dedo. Pero Henrietta impresionó a sus allegados por mucho más que la moda.

La hija menor de siete hermanos, Henrietta nació en Dakota del Norte en 1890. A los siete años conoció a Cristo por medio de su madre, y su devoción por él nunca menguó. En su infancia, un doctor diagnosticó que a los treinta años perdería la vista. Henrietta, convencida de que Dios tenía un propósito en su vida, se dedicó a leer y estudiar cuanto podía antes de que el terrible pronóstico se hiciera realidad.




Estudió en la universidad de Minnesota, graduándose con honores. Luego aceptó un puesto como maestra de química en una preparatoria. Y aunque siempre sufrió de miopía, jamás quedó completamente ciega. La valentía de Henrietta no solo se percibe en su tenacidad por prepararse, sino en el grupo objetivo con el que trabajó el resto de su vida: los adolescentes y los jóvenes.

Henrietta soñaba con ser misionera, pero Dios la guió en otra dirección. La llevó a Hollywood, pero no para actuar en películas, sino para enseñar en la Primera Iglesia Presbiteriana de California. Desde los doce años había enseñado su primera clase de Escuela Dominical, y sin importar su ubicación geográfica, había continuado enseñando a chicos y grandes a memorizar largos pasajes de la Biblia y ser disciplinados en su estudio bíblico.

En su nueva iglesia, se le dio el cargo de directora de educación cristiana. En ese entonces la asistencia se calculaba en 450 personas, pero aumentó a más de cuatro mil. Uno de sus más grandes problemas resultaba el material utilizado. En primer lugar, carecía de dibujos, segundo, no había continuidad de temas. La gota que derramó el vaso fue cuando leyó en una lección que el apóstol Pablo había sobrevivido el naufragio en la isla de Malta porque ¡había comido zanahorias para mantenerse fuerte!

Como una fiel amante de las Escrituras, no podía permitir semejante infamia. Así que devolvió el material al publicador, negándose a utilizar cualquier cosa que minimizara los milagros de la Biblia, y a falta de buenos materiales en el mercado hizo lo más lógico: escribió su propia literatura.

Se propuso escribir lecciones atrevidas, cautivadoras, fieles a la Biblia y que honraran el nombre de Cristo, con retos para los alumnos y énfasis en los principios bíblicos. Muy pronto llegaron peticiones de otras partes del país que ansiaban su material. Así que en 1933, Henrietta y otros fundaron Publicaciones Gospel Light para satisfacer esta necesidad. En 1939, empezaron a exportar sus productos.

Henrietta dedicó su vida a la enseñanza. Sabía que estaba entrenando a los líderes del futuro, por lo que decía: "Es mi obligación como maestra de Escuela Dominical poner un descontento divino en lo ordinario. Solo lo mejor es suficientemente bueno para Dios. ¿Pueden decir, ´Dios, hice todo lo que pude´?"

Por muchos años, Henrietta buscó un terreno donde pudiera llevar a sus estudiantes, un lugar solitario, cerca de la naturaleza, donde sus muchachos se acercaran más a Dios y tomaran decisiones trascendentales. Oró por sabiduría, y cuando se desocupó un lugar de retiro en San Bernardino, intentó comprarlo. Pero el precio era demasiado alto.

El sueño parecía imposible, pero su grupo de amigos y estudiantes empezó a orar. Por intervención divina, el Hogar Forest, valuado en $350,000 dólares, se compró a un precio de $30,000. ¡Dios había escuchado!

Los que asistieron a este lugar recuerdan días de actividad, risas y veladas espirituales. Muchos se comprometieron a servir a Dios, otros conocieron a Cristo como su Salvador. Y aunque el vivir en Hollywood no impresionó a Henrietta, ella impactó a su comunidad estableciendo un grupo de cristianos que comenzó reuniéndose en su casa, donde invitó a profesionales y gente del medio, llevándolos a Cristo.


Bibliografía: Baer, Marlene. Henrietta Mears. www.christianitytoday.com

http://www.mentoring-disciples.org/mears.html Waylon B. Moore
© Keila Ochoa Harris http://cristianadehoy.com

Image and video hosting by TinyPic
Share:
Licensed by CopycristianPuedes utilizar el material aquí publicado, citando el blog y su URL
Búsqueda personalizada

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.

Amigos en Google +

Copyright © Biografías de mujeres virtuosas | Powered by Blogger
Design by SimpleWpThemes | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com